lunes, 7 de mayo de 2012

Por su fruta preferida

Helder Amos

Le gustaban tanto las manzanas, que a pesar de que odiaba a los niños, tenía poca paciencia y era muy mala explicando, decidió convertirse en maestra de primaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada