viernes, 25 de mayo de 2012

A su imagen y semejanza.

Tarde en la noche, se podía escuchar a los Dioses llorando, arrepintiéndose de sus creaciones y preguntándose ¿qué habían hecho mal? y ¿por qué nada nunca les salia bien?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada