viernes, 13 de enero de 2012

Los perritos del camino



Por: Mauro Campos

El fin de semana pasado huí de esta ciudad,  curiosamente me di cuenta de que la mayoría de las corridas de autobús eran para el DF. Ni tardo ni perezoso  me embarque en un “lucero escarlata”. No sé lo que estaba pensando; fue el escape perfecto. No quería saber de nada ni nadie. Me harté de las risas burlonas y esquivas de mis compañeros. ¡Ignorantes, arrójense al lodo!
El viaje tranquilizó las voces en mi mente. Había muchos peregrinos a lo largo del camino, algunos árboles, manchas urbanas y uno que otro perro muerto a las orillas de la carretera. Finalmente llegué a la TAPO. Salí corriendo buscando un nuevo aire, puro y limpio ese fue el mejor dato para darme cuenta que ya estaba en la gran ciudad.  129 kilómetros de viaje, dos casetas, quince pasajeros, ciento treinta pesos del boleto. Ya en las afueras, percibí un olor a cebollitas y carne en su punto. Mi olfato canino me hizo percibir un puesto de ricos tacos placeros, de esos que solo encuentras a cinco pesos en las afueras del metro San Lázaro. Me dispuse a comerlos. La papa tenía un color algo verde, lleno de sospechosismo. Supuse que aquellos caninos que observé en la carretera estarían en algún momento en mi estómago; seguramente estaba apeteciendo algunos que colgaron los tenis unos días antes.
Alcé la vista después de la primera mordida y junto a mí estaba parado un legislador entrándole bien duro a los tacos. Mientras tanto el taquero trataba de sintonizar la novela de las 9. Nunca podré olvidar  al caudillo mal encarado que traía como guarura aquel personaje pues estaba bien bizco, lo juro. No pude contener la carcajada y un cacho de taco salió volando. Todo lo vi en cámara lenta, pasó rosando el cachete de aquel infame individuo, en un instante pude ver toda mi vida en un cerrar de ojos, lo bueno que cayó a la orilla de la banqueta si no, imagínate qué hubiera pasado si le cae a aquel político, ahorita yo andaría igual o peor que los perritos del camino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada