viernes, 30 de marzo de 2012

Rutina

Por: Verónica Maldonado Carrasco


Llegó. Arrojó su sombrero sobre el sillón.
Esa era su rutina diaria. El día que no lo hizo, comprendió su inutilidad ... y quemó el sombrero. 

Ahora arroja su bufanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada